7 Tips Prácticos Para Decorar la Habitación de tu Bebé

Una de las grandes ilusiones que experimentan los padres durante el embarazo es elegir, preparar y decorar la habitación para la llegada del hijo. Sobre el quinto o sexto mes de embarazo es recomendable empezar. Saber el sexo del bebé ayuda, aunque no es imprescindible.

Para la habitación de un recién nacido lo importante es que la decoración sea cálida, cómoda y funcional. Cuanto más sencilla y despejada, mejor. Se deben evitar los muebles que no sean imprescindibles o que entorpezcan el paso.

1. Colores. Cada vez se abandona más los tradicionales celeste y rosa. Elegir colores es elegir sensaciones. Como la base es la tranquilidad y la luminosidad, los claros mandan. Como complemento, algunos tonos suaves que contrasten o incluso detalles en tonos con más personalidad. Los vinilos y los empapelados aportan personalidad. Para los que se aminen: fondos grises o combinaciones en blanco y negro están a la orden del día.

2. La cuna. A la hora de planificar el cuarto del bebé es fundamental. Las medidas y características van a variar dependiendo del espacio disponible. Se puede optar entre una cuna americana o cuna funcional. A pesar de que en muchos países la cuna americana es la más usada, por lo general los argentinos preferimos la cuna funcional. Resuelve en un solo mueble gran parte de las necesidades del bebé y su uso, en las diferentes etapas, va contemplando el crecimiento del chico.

3. El cambiador. Debe ser una superficie cómoda y práctica donde tengas a mano todo los accesorios del bebé, tanto los elementos para la higiene como la ropa para cambiarlo. En el caso de las cunas funcionales el espacio está pensado arriba de la cajonera pero en el caso de las cunas americanas se puede contemplar un mueble cambiador (que puede ser una cómoda para aprovechar también el espacio de guardado) o una bandeja calzada sobre la cuna.

4. Sillón para amamantar. Puede ser una silla, un silloncito o una mecedora. Lo importante es que sea cómodo para la mamá y para el bebé

5. Iluminación. En cuanto a la iluminación de la habitación, se aconseja dos tipos de lámparas: una en el centro del techo, y otra más tenue que se pueda utilizar en el caso de que el bebé necesite cuidados durante la noche, y para no tener que incomodarlo con la luz más fuerte. Una luz tenue puede ayudar también a que el bebé concilie mejor el sueño.

6. Juguetero. Es importante tener un lugar en el que los juguetes del bebé estén ordenados, ya sea un mueble con espacio para juguetes o contenedores sueltos

7. La habitación crece con ellos. Se debe planificar la habitación de los chicos teniendo en cuenta las diferentes etapas del crecimiento. Crecen rápido y eso no sólo se nota en la ropa. A partir de los 6-7 meses necesitará una zona blanda de juegos que se puede crear con una alfombra o módulos de goma eva y almohadones. Con el tiempo (y no mucho tiempo) necesitarás mucho más. A partir del año una mesa con sillitas, más espacio de guardado… Más adelante la cuna se convertirá en cama y la mesa se reemplazará por un escritorio. ¡El bebé habrá crecido!

Fuente: Viviana Botbol – Clarin